Perfil Guillermo Márquez-Amado

CANDIDATO A VICEPRESIDENTE

Guillermo Márquez-Amado

Casado y padre de cuatro hijos. Abogado como su padre y su abuelo; relacionado con la política desde 1984, cuando se inscribió en el entonces Partido Demócrata Cristiano que adversó reciamente la dictadura militar, llegando a ser presidente del Tribunal de Honor y Disciplina del partido.

Luego de la dictadura y de la invasión, ocupó el cargo de Director General de Marina Mercante, sentando las bases para que la entidad panameña llegara a ser la primera del mundo, como en efecto lo fue meses después de dejar el cargo para aceptar la responsabilidad de magistrado del Tribunal Electoral de Panamá en agosto de 1990, por entonces la más cuestionada de las instituciones panameñas a raíz de las elecciones de 1989.

Conformado el nuevo Tribunal Electoral, fue su primer presidente hasta 1992, cargo que volvió a ejercer entre agosto y noviembre de 1996. Para ese momento, el partido gobernante había propuesto que se aprobara una modificación a la Constitución de la República para la reelección
presidencial; a lo cual el entonces magistrado Márquez advirtió de las malas experiencias que la reelección había significado en las historia de las naciones latinoamericanas y pronosticó que sería una decisión errónea en aquellos países en que se llevara a cabo. En Panamá terminó por no aprobarse, mientras que en países como Venezuela, Ecuador, Argentina, Perú, Colombia y Nicaragua, sí.

Al dejar el Tribunal Electoral dicha institución era un obligado referente en América y la de mayor confianza en toda la República, precedida únicamente por la iglesia católica y los medios de comunicación social, según encuestas de la época. Posteriormente se dedicó al ejercicio profesional privado, siendo consultor y miembro de la Junta Directiva de la Cámara Marítima de Panamá.

Ha sido un persistente y acérrimo crítico de la falta de solidez en las instituciones panameñas, particularmente en la administración de justicia y en la Asamblea Nacional. Bajo el Gobierno del Presidente Endara se le otorgó la Orden de Manuel Amador Guerrero en el grado de Gran Cruz, habiendo sido además declarado hijo meritorio de la ciudad de Panamá y recibido la Medalla Félix Restrepo de la Pontificia Universidad Javeriana, donde estudió Derecho y Ciencia Política.

Ha sido profesor de Derecho Marítimo, Constitucional, Ciencia Política y Arbitraje. El primer diploma obtenido por colaboración alguna y que guarda con celo le fue otorgado por la Asociación de Boy Scouts de Panamá y reza: «Gratitud y Reconocimiento por servicios prestados durante la emergencia nacional los días 9, 10 y 11 de enero de 1964.»